El papel de la educación en el manejo de residuos sólidos urbanos y el rol de la academia en temas ambientales

Autor: Biosfera | Revista Ambiental

En un mundo donde la alta tecnología parece ser la solución a todos nuestros problemas, es importante reflexionar sobre la realidad del manejo de los residuos sólidos urbanos. Si bien es fácil criticar a gobiernos, instituciones y empresas por no contar con sistemas avanzados de gestión, la verdad es que el manejo adecuado de los residuos debe comenzar por la educación constante y el compromiso individual de cada persona.

Es fundamental instaurar en la sociedad un manejo integral de los residuos sólidos, abordando todas las etapas desde su generación hasta su disposición final. En esta cadena, cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de tomar acciones concretas, empezando por la separación adecuada de los diferentes tipos de residuos. Esta práctica reduce la cantidad de desechos generados, permite su valorización, disminuye la necesidad de procesos de lavado y, en última instancia, evita la generación de más residuos.

El objetivo ideal es lograr una reducción sistemática en el porcentaje de residuos que terminan en los rellenos sanitarios. Cuando no se separan y se almacenan sin control, los residuos se convierten en fuentes de vectores de enfermedades y fauna nociva, generando impactos negativos en nuestra salud y medio ambiente.

Es importante destacar que un buen manejo de residuos sólidos no se trata únicamente de contar con alta tecnología para su transformación, sino de gestionarlos correctamente desde su origen hasta su destino final. Esto implica separarlos adecuadamente, valorizar aquellos que puedan ser reutilizados o reciclados, y llevar al relleno sanitario solo aquellos que no puedan ser aprovechados de ninguna manera.

En este contexto, la Dra. Diana Cabañas Vargas, de la Facultad de Ingeniería Química de la UADY, se encuentra trabajando en proyectos sociales en las comunidades del Golfo de México, con el patrocinio de Global Environment Facility (GEF, por sus siglas en inglés). Su labor busca promover la concientización sobre la importancia del manejo adecuado de los residuos sólidos y brindar soluciones prácticas para su gestión.

En cuanto al papel de la academia en temas sociales y ambientales, es importante destacar que su función no es tomar posturas positivas o negativas sobre problemáticas mediáticas, sino emitir información técnica, científica, clara y bien desarrollada que refleje la realidad ambiental. La academia tiene la capacidad de proporcionar datos precisos y confiables tanto a la población como a las autoridades, generando procesos de vigilancia para proteger nuestro entorno.

En México, existen muchas normas ambientales que no son adecuadamente vigiladas por las autoridades, lo que genera problemas y dificulta la protección de nuestro medio ambiente. En este sentido, la academia puede colaborar proporcionando información veraz y actualizada sobre la situación ambiental actual, contribuyendo a la toma de decisiones informadas y promoviendo acciones efectivas para enfrentar los desafíos ambientales que enfrentamos.

La Dra. Diana Cabañas Vargas, con su amplia experiencia en el campo de la ingeniería química y su compromiso con la protección del medio ambiente, es un ejemplo destacado de cómo la academia puede contribuir de manera significativa al desarrollo sostenible y al cuidado de nuestro entorno.

Si deseas obtener más información sobre el manejo de residuos sólidos urbanos, la importancia de la educación ambiental o cualquier otro tema relacionado, no dudes en contactarnos. Estamos aquí para brindarte asesoría y orientación en tu camino hacia un futuro más sostenible.

TAMBIÉN PUEDES LEER ACERCA DE: