Pepino de mar

Autor: Biosfera | Didier Madera

0:00 0:00
100

Autor: Biosfera | Didier Madera

Por sexto año consecutivo, Yucatán mantendrá la veda permanente de captura de pepino de mar, debido a sobrexplotación de esta especie, ya que de 2010 a 2018 se convirtió en la actividad pesquera más redituable, al grado que el valor de la captura fuera de cerca de 334 millones de pesos, reveló la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).

Desafortunadamente, la situación se complica, debido a la los depredación y captura ilegal de esta especia cotizada en el mercado internacional, y en días pasados, en menos de una semana hubo un par de decomisos tras el desmantelamiento de dos sancochaderos.

Ante la problemática que prevalece, y la demanda que existe, especialistas de la Unidad Mérida del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) trabajan en la reproducción en cautiverio, para su comercialización, pero será una realidad dentro de una década.

El equinodermo de la especie holothuroidea se ha polemizado debido a que es una especie en veda permanente, sin embargo entre el gremio pesquero destaca que un sector reducido busca la apertura por lo menos una temporada más, aunque esto resultaría casi imposible debido a que la especie también se encuentra escasa en el litoral de la Península.

En el Estado, la actividad pesquera del equinodermo data de 2004, y de manera oficial 13 mil 708 toneladas del equinodermo, con un valor comercial en el mercado de 334 millones 563 mil pesos, cifra que se dispara durante su comercialización en el extranjero.

En los primeros seis años se capturó 120 toneladas, de los cuales, en 2014 fueron seis toneladas, en 2006 apenas una tonelada y en 2007 fueron 113 toneladas, con un valor de dos millones 833 mil pesos.

El período de mayor captura fue de 2010 a 2018, por lo que se obtuvo 13 mil 588 toneladas, con un valor por 331 millones 730 mil pesos.

La mayor captura se obtuvo en 2013, con dos mil 649 toneladas, seguido de 2010, con dos mil 62 toneladas, y en 2017 fueron dos mil seis toneladas.

En contraparte, la menor cifra fue en 2015, con 643 toneladas, seguido de 2012, con 861 toneladas y en 2011 fueron mil 83 toneladas.

El Acuerdo de modificación de aprovechamiento temporal de pepino de mar 2018 determinó que la veda es permanente en Tabasco, Campeche y Quintana Roo y para Yucatán se modificó el monto de captura, con un máximo de mil 202 toneladas de captura de pepino de mar café (Isostichopus badionotus) en aguas marinas de jurisdicción federal colindantes con el Estado. Pero, a partir de 2019 se decretó la veda permanente para Yucatán, sin embargo, la actividad de sobreexplotación continuó, debido a la mafia organizada que prevalece.

El 8 de mayo de 2023, el gobierno del Estado anunció que junto con la iniciativa privada y pescadores suman esfuerzos para desarrollar un proyecto orientado a generar indicadores técnicos, económicos y biológicos, para establecer puntos de referencia en la acuacultura de repoblamiento de pepino de mar.

Incluso, a través de la Secretaría de Pesca y Acuacultura Sustentables de Yucatán (Sepasy), se impulsaría la investigación sobre el cultivo y la producción de larvas de esta especie, en ambientes controlados en las costas de la entidad, para atender la explotación, que ha orillado a una situación crítica respecto de su abundancia, en los ecosistemas marinos de la Península. Sin embargo, la estrategia del Ejecutivo local quedó estancada, sin avance alguno, y a pesar de las diversas denuncias de pesca furtiva del equinodermo, no había prueba alguna.

El pasado 25 de mayo, al realizar una inspección de vigilancia, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) lograron el aseguramiento de 203 kilos de pepino de mar en un vehículo particular, por lo que la unidad y su conductor fueron consignados a la Fiscalía General de la República (FGR), toda vez que se trata de un delito del orden federal.

De acuerdo con reporte policial, agentes de la corporación estatal cumplían con su cotidiana revisión de vigilancia, cuando en un auto Optra marca Chevrolet con placas ZCW-815-D, que transitaba sobre el cuerpo exterior del Periférico de esta ciudad, fue inspeccionado y en su interior se encontró dicho cargamento de la especie protegida, del cual no se pudo acreditar su legal procedencia.

Al día siguiente, se registró un segundo decomiso de pepino de mar, sólo que esta vez fue en un sancochadero, en la costa yucateca.

De acuerdo con la información proporcionada, también se retuvo un buque dedicado a la pesca furtiva, logro obtenido con la participación conjunta entre la Décima Tercera Zona Naval, adscrita la Séptima Región y la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).

Hasta el momento, sólo en la Unidad Mérida del Cinvestav se realizan estudios para el mejor aprovechamiento del pepino de mar, específicamente con Miguel Ángel Olvera Novoa, experto que lidera procesos relevantes, desde hace más de una década, para el crecimiento biotecnológico acuícola de estos animales en la región.

Cabe destacar que los impactos sociales de esta pesquería, el valor económico de la producción y los servicios ambientales son factores relevantes para consolidar un ejemplo de acuacultura sustentable, así como un paso firme hacia la consolidación del paquete tecnológico relacionado.

TAMBIÉN PUEDES LEER ACERCA DE: